Fontedoso acaricia el triunfo ante Baloncesto León
22/09/2010
Fontedoso Carrefour El Bulevar: Guille Justo (15), Merino (15), García Peña (2), Klassmann (9), Ramsdell (11) - quinteto inicial - Xavi (15), Turi Fernández, Orán (4), Cheick Conde, Bart Williams (6).

Baloncesto León: Quezada (23), Jorge Calvo (16), Alberto Fontet (6), García Navea (22), Rocchia (9) - quinteto inicial - Bernabé (5), Carlos Fernández (2), Julio Alberto (4) y Javier Múgica (2).

Parciales cada 5 minutos
7-11; 14-17; 24-33; 32-35; 48-46; 56-59; 66-67; 73-73; 81-89

Incidencias
Cuarto partido amistoso de la temporada del Fontedoso Carrefour El Bulevar, disputado en el CUM Carlos Sastre, ante cerca de un centenar de espectadores.

El Fontedoso Carrefour El Bulevar suplo plantar cara a un LEB Oro como el Baloncesto León que se llevó a su casa un triunfo sufrido (81-89) y en la prórroga pero que por momentos bien pudo quedarse en casa de los de Pablo Alonso. Tuvieron en sus manos los verderones un triunfo que parecía casi seguro cuando a falta de menos de dos minutos los locales manejaban un colchón de cinco puntos. El cansancio y la falta de ideas terminaron por hacer mella en un equipo que veía como su buen trabajo en la segunda parte se desvanecía. La segunda porque no fue buena la primera en un choque en el que el equipo volvió a carecer de la intensidad defensiva, especialmente bajo tableros, en un arranque de partido en el que pese al buen inicio local (7-0) pronto demostraron los leoneses que desde la línea exterior tendrían una vía de escape. Tres triples prácticamente consecutivos minaban la moral de un Fontedoso que no volvería a encestar en el resto del cuarto.
Apenas 7 puntos aparecía en el bagaje de los locales al inicio de un segundo cuarto (7-11) que comenzaba con un toma y daca de ambos. Xavi y Ramsdell mantenían a los cuyos conectados en un momento en el que Alonso demostraba desde su área técnica que no estaba satisfecho con el juego de los suyos. Por suerte un triple de Ramsdell, el único que logró en el partido, permitió recortar distancias (32-35) en la recta fianl del cuarto antes de pasar por los vestuarios.
Mejoró, y mucho, la imagen del equipo a la salida de un vestuario en el que, a buen seguro, el guipuzcoano supo leer la cartilla a los suyos. No sólo más intensos en defensa, algo que lleva demandando el técnico desde hace tiempo, sino en ataque, donde mejoró el acierto, permitieron ver otra imagen del equipo. Y pese a los triples de Navea o Calvo, el Fontedoso era capaz de mantener el pulso durante un cuarto en la que sólo el triple de Rocchia en el último suspiro dejaba a los visitantes con una ligera ventaja (56-59) para el último tramo.
Dos lanzamientos de Navea volvían a lanzar a los leoneses (56-65). Y si Klassmann no tuvo su noche, pese a lo mucho que lo pudo intentar, Justo despertó al equipo. Tenía confianza y tiró del carro. Recuperó terreno, pese a la presión visitante, y con dos triples el equipo comenzaba una remontada que ponía el marcador 66-65 a falta de menos de 6 minutos para el final. Quiso un intercambio de golpes el León pero fue el Fontedoso el que le tomó mejor el pulso. Bart ponía el 72-67 cuando el marcador señalaba menos de 1’50’’. Demasiado tiempo para un equipo al que se le apagó la luz y vio como la mala suerte - a Xavi se le escapó un inoportuno balón a 30 segundos - y la falta de ideas a la hora de sacar el cuero desde un lateral dejó el partido dispuesto para la prórroga (73-73).
Lo intentó el equipo abulense en el tiempo extra pero una canasta y un triple de Quezada, uno de los mejores del encuentro, terminaron por romper a un equipo que terminaría jugando a la desesperada y con más corazón que cabeza para terminar perdiendo con dignidad por 81-89.
Ver crónica en Diario de Avila