Espectáculo en Plasencia
03/03/2011
El cuadro local se puso delante por primera vez tras dos ataques certeros de Rubén Martínez, quien con sus seis primeros marcó la primera ventaja significativa (11-7). Sin embargo, una decisión errante de Gomariz al hacer coincidir sobre la piusta a dos bases (Bustamante y Cardito) y dos aleros (Martín Calvo y Mario Álvarez) hizo que el Plasencia Extremadura cediera toda la ventaja que había conseguido. Un parcial 0-8 fue demasiado obligó a los placentinos a parar el partido con el primer tiempo muerto local (15-16). García Peña y Merino, un triple cada uno, fueron los artífices de la remontada, mientras Kaspar Cipruss se iba haciéndose el amo de la zona pintada.

El segundo cuarto comenzó lleno de imprecisiones. El Plasencia jugó demasiado acelerado. Ávila, por su parte, llevó a término su filosofía de agotar al máximo las posesiones. Por momentos, el cuadro de Gomariz se vio superado. Con Guille Justo irreconocible, García Peña invirtió la balanza del partido a base de triples. El público no daba crédito y Gomariz no tuvo más remedio que mirar de reojo al banquillo. Frotó la lámpara maravillosa y dio galones a un impetuoso Rubén Martínez, que nada más salir contagió a sus compañeros, incluido Jónathan Barceló, inédito hasta ese momento. El capitán a partir de entonces comenzó a percutir el aro con tanta solvencia que se fue a vestuarios siendo el máximo anotador del primer tiempo (13 puntos).

De vuelta al parqué, el duelo pasó a un festival de lanzamientos exteriores. Ávila confió en la buena mano de Merino y García Peña, quien con tres canastas y un parcial de 8/12 en lanzamientos de tres volvieron a desequilibrar (37-39). Negado André Howard, como de costumbre en los partidos de casa, Barceló volvió a tocar arrebato. Con Bustamante en la ducha lesionado por un esguince de tobillo, fue el juego directo de Roberto Rueda el que llevó en volandas a los suyos hasta poner la máxima de diez puntos (52-42).

El último cuarto fue pura emoción. A falta de tres minutos, Barceló y García Peña igualaron a 68-68. En los momentos decisivos, mientras a Plasencia le vuelve a temblar el pulso, Ramsdell y García Peña no perdonaron. El partido parecía finiquitado con ventaja abulense de cinco. Sin embargo, un triple de Martínez dio vida al partido y otro postrero de Barceló sirvió para igualar a 8 segundos para el final (74-74). A falta de un segundo, Merino silenció La Bombonera desde 7 metros (74-77). Y ya a la desesperada, Howard, que llevaba un punto en todo el partido, anotó desde 15 metros y dio paso a la prórroga (77-77).

La prórroga fue puro espectáculo con una extensa batería de lanzamientos de tres puntos. Tanto fue así que en un tiempo muerto, uno de los colegiados se acercó a la mesa de la prensa exclamando “¡Otro triple, otro!”. Howard y García Peña fueron los principales protagonistas. El marcador osciló entre igualdad y ventajas para uno y para otro de poco más de dos puntos hasta que Howard volvió a salir del armario y soltó lastre con otro triple estratosférico (87-82). Pero ahí no acabó todo. Nuevo empate a 88 y segunda prórroga.

Con García Peña fundido y Ramsdell eliminado, el partido tomó otra perspectiva y no hubo opción alguna para los abulenses.